Sin categoría

El gran éxito de las películas animadas con su escenario prehistórico animó a los realizadores introducirse nuevamente en aquellos tiempos creando “la edad de hielo 4.
Pasaron algunos años desde la tercera parte, pero nuevamente empieza la película con una cacería arriesgada de la ardilla dientes de sable Scrat por su querida bellota. Pero una vez haber pillado su bellota, Scrat da contra el hielo con la misma bellota causando tan impacto que se inicia un movimiento de las placas continentales. El perezoso Sid más el trío de los animales se quedan en un témpano de hielo en medio del mar. Este témpano de hielo les sirve de barco. Pero no es la única aventura, hay que superar a muchos más desafíos. Se conoce por ejemplo un mamut en fase de pubertad, una abuela perezosa con demencia y un orangután portándose como un personaje de la película de “Los piratas del Caribe”. Los espectadores admiradores de estos héroes pueden disfrutar de un reencuentro con ellos. Tal como en las películas anteriores son las peculiaridades y propiedades típicas del metepatas Sid, del adorable Manni y Diego, el remanso de tranquilidad del grupo que causan las cascadas de risas en el cine. Esta vez también es la abuela sobreexcitada de Sid que causa mucha risa, aparte de crear un ambiente animado en el barco témpano de hielo. Pero verdad es que las conversaciones ya no resultan tan graciosas y son más bien poco ingenuas. Sin embargo las acciones de los protagonistas proporcionan un entretenimiento de lo mejor. Hay mucha acción por ejemplo cuando el trío decide atacar el barco de los piratas y Scrat persigue a su bellota.
En la tercera parte el acento fuerte estaba puesto en las escenas de acción y en el tiempo rápido del transcurso de la historia. En la cuarta parte los realizadores se concentran nuevamente en las figuras, aprovechándose de su potencial, con lo consiguen reanimar el encanto infantil de la primera película. Además la presente película ofrece la calidad técnica acostumbrada de las películas anteriores y un mundo de la edad de hielo cuya animación convence, llena de detalles e ideas divertidas.

Cada año se exhiben decenas de musicales en Nueva York. Desde los clásicos que llevan décadas en cartelera, a nuevas versiones de obras premiadas en más de una oportunidad, con elenco renovado y diferentes puestas en escena. Demás está decir que la mayoría renueva sus temporadas a tablero vuelto.
Sucede que, con más de 10.000 habitantes por kilómetro cuadrado y una enorme población flotante que circula cada día por la ciudad, los musicales son un destino obligado para viajeros y locales. Así mismo, artistas de todo el mundo ponen en Broadway su mirada para consolidar sus carreras o son requeridos por grandes productores para potenciar el trabajo de sus compañías teatrales. Leer el resto de esta entrada »