Andrew (Dane DeHaan) es un adolescente no precisamente muy feliz: En el colegio tiene fama de excéntrico, su madre (Bo Peterson) se está muriendo y su padre (Michael Kelly) le da una paliza con regularidad. Algún día el joven empieza de andar por allí constantemente con una cámara de video en la mano, filmando su propia vida. Aunque al principio esta actitud saca de quicio a los demás, pronto llega un momento en él que vale la pena llevar una cámara consigo: El primo de Andrew, Matt (Alex Russel) y la estrella deportiva del colegio Steve (Michael B. Jordan), pero sin contar de los contactos Tenerife, han descubierto en el bosque un agujero evidentemente causado por un meteorito. Quieren meterse en el agujero mientras que Andrew les está filmando. Al llegar abajo, los tres encuentran una sustancia extraña, que les da un golpe, destruyendo de esta manera la cámara…Unas semanas después, Andrew tiene una cámara nueva. Mientras tanto los tres adolescentes son inseparables, ya que desde aquella noche disponen de fuerzas tele cinéticas. Juntos están entrenando sus nuevas fuerzas, poniéndolas a prueba con inocentes clientes del supermercado. Pero algún día las bromas inocentes al menos para uno de los tres se convierten en un asunto muy serio …

Los comentarios están cerrados.